Cómo limpiar las encías y los primeros dientes

Higiene bucal en bebés

Una gran duda de las madres se encuentra a la hora del cuidado de las encías y dientes de los bebés. Porque no saben cómo ni cuando limpiarlos ni qué utilizar realmente para que sea una buena experiencia, y se tengan los cuidados adecuados para que los dientes salgan bien y el bebé tenga encías saludables.

Consejos para la higiene bucal de los niños

Antes de que tu bebé tenga el primer diente, es una buena idea empezar con el hábito de limpiar sus encías con una gasa o con una tela suave y húmeda a la hora del baño. No será necesario que utilices crema dental todavía, sólo necesitas envolver la gasa o la tela alrededor de tu dedo índice y frotarlo suavemente sobre las encías.

Las bacterias de la boca usualmente no pueden lastimar las encías antes de que salgan los dientes, pero sería difícil de reconocer cuando los dientes empiezan a romperlas, así que es mejor que empieces temprano. Además acostumbrar a tu bebé a que se limpie la boca como parte de su rutina diaria, hará más fácil la transición al cepillado con el tiempo.

A medida que los dientes de tu hijo empiecen a aparecer, que sucede alrededor de los seis meses, busca un cepillo de dientes para bebé con pequeñas cerdas en la cabeza y un mango amplio que puedas tomar con tu mano fácilmente. Si tu bebé es saludable y no le ha salido ningún diente para el final de su primer año, no debes preocuparte porque algunos niños no los tienen sino hasta entre los quince y dieciocho meses.

Siempre y cuando limpies los dientes de tu bebé regularmente no necesitarás utilizar ninguna crema dental todavía. Sólo cepilla los dientes suavemente tanto en la parte exterior como interior dos veces al día. También cepíllale la lengua, si te deja, para quitar las bacterias que pueden causar mal aliento. Sólo una pasada es suficiente y recuerda que debes reemplazar el cepillo tan pronto como las cerdas empiecen a verse gastadas y torcidas.