Practicar pilates durante el embarazo

Practicar pilates en el embarazo

La práctica de pilates no tiene muchas contraindicaciones durante el período de gestación, dado que se enfoca específicamente en el área pélvica, los glúteos y el abdomen, así como también en el fortalecimiento de toda la columna vertebral.

Beneficios de practicar pilates durante el embarazo

La práctica de Pilates, mejora la condición cardiovascular y muscular, favoreciendo la corrección postural, fortificando la musculatura profunda y evitando un aumento excesivo de peso, lo que proporcionará a la embarazada una mejor condición física general.

Esta disciplina ayudará a la futura madre a adquirir técnicas de respiración que le serán fundamentales a la hora del parto, como durante la gestación las paredes interiores del abdomen se van estirando porque nuestro bebé crece, el pilates colabora para que luego que nazca retornen a su lugar habitual más rápido, además libera las tensiones pelvianas típicas del embarazo.

Los ejercicios realizados en el reformer (camas), de forma suave y lenta pero muy concentrada, proporcionan una preparación ideal para el cuerpo y la mente, antes del parto y desempeñan una importante función en la rápida recuperación postparto, sin causar daño alguno a la mamá o al bebé.

Debido a que el método Pilates se enfoca en los músculos de la pared abdominal y de la pelvis, que pueden debilitarse durante el embarazo, este método puede serte muy útil durante el embarazo. Muchos de los ejercicios del método Pilates se realizan en la posición de rodillas y con las manos en el suelo, una posición que se considera ideal durante el embarazo, porque te ayuda a eliminar tensión de la espalda y de la pelvis y porque, al final del embarazo, te puede ayudar a hacer que tu bebé adopte la posición ideal para nacer.

Se practica de rodillas y con las manos apoyadas en el suelo, lo que hace que sea excelente para eliminar todas las tensiones que se suman a la columna y a la espalda. Pero como toda actividad debe estar supervisada por un profesional especializado y bajo indicaciones específicas de tu doctor para evitar lesiones o inconvenientes que puedan surgir de imprevisto. Debes asegurarte que puedes mantener contracciones apretando los músculos de la pelvis como también los del abdomen para evitar  la tensión en zonas articulares o lastimar los ligamentos mientras duran los ejercicios.