Cómo vestir correctamente al bebé

Vestir al bebé correctamente

Si nunca vestiste a un bebé recién nacido, lo más probable es que las primeras veces que lo intentes cambiar de ropa, pueda resultarte bastante frustrante, no solo porque parecerá difícil introducir el bracito pequeño de tu bebé por la manga, sino porque seguramente el llore y se ponga molesto protestando.

Esto es lógico a ningún recién nacido le gusta sentir el roce del aire en la piel, ni tampoco que empujen o estiren sus partes del cuerpo a través de las prendas de ropa. Pero todo tiene solución y se sentirá mucho mas cómodo, si lo colocas en tu regazo para cambiarle la mitad superior del cuerpo y después, lo estiras o colocas en el cambiador para dedicarte a la parte inferior de su cuerpecito pequeño.

Debes tener en cuenta que si le vas a colocar un pijama de una sola pieza debes empezar por sus piernas, antes de intentar colocarle las mangas, en lo que hace a colocarle las camisetas, debes ponerle primero la cabeza y posteriormente las mangas una detrás de la otra.

Aprovecha esta oportunidad para jugar con el niño, y preguntarle o enseñarle donde están sus manitas, así cuando crece vestirlo se transformará en un juego divertido para él, y solo se encargará de estirar los brazos a través de las mangas, al oírte decir,«ahí esta la manito del bebé».

Al comprar ropa para bebés debes fijarte siempre:

  • Que los botones a presión o cremalleras estén situadas en la parte frontal en lugar de que se encuentren en la espalda.
  • Tengan cremalleras o botones a presión en ambas piernas para facilitarte el cambiado del pañal.
  • Posean confecciones de mangas anchas, para que puedas introducir la mano desde afuera y estirar sin problemas el brazo del bebé.
  • No tengan cintas ni cordeles, sueltos o atados (mucho menos alrededor del cuello, porque podrían provocar estrangulamiento).
  • Las confecciones estén realizadas en telas que cedan y se estiren (debes evitar ribetes apretado en los brazos y piernitas, o el cuello del bebé).

También necesitarás una manta o colcha para tapar al niño cuando duerma, debes colocársela de modo que quede suelta, sin que lo oprima. Conforme el bebé crezca y se haga más activo, notarás que se destapa de vez en cuando. podrás optar en estos casos, por un pijama entero con pies, o mantener calefaccionada la habitación de niño, pero jamás lo debes dejar bajo el aire acondicionado, cerca de la calefacción, o de ventanas abiertas o cualquier otro tipo de corriente.