Diferenciar los resfriados de otras enfermedades

Tratar resfriados en niños

Una de las razones por la que los niños tienen resfriados frecuentes es que sus sistemas inmunes son aún inmaduros, lo que los hace mucho más vulnerables a las enfermedades.

Gripe y resfriados en niños

Tu hijo sólo puede desarrollar la inmunidad a uno a la vez de los más de 200 virus que pueden causar un resfriado común. Sólo piensa en todos los resfriados que has tenido en tu vida y tu hijo deberá tener todos esos y otros más para volverse inmune a los resfriados.

A medida que tu niño va creciendo, es muy posible que quiera explorar mucho y tocar todo, por lo que es fácil para él contagiarse de virus del resfriado en sus manos. Y todo lo que debe hacer es ponerse los dedos en la boca o en la nariz para que el virus tenga la oportunidad de empezar.

Una preocupación de las madres es la de poder diferenciar un resfriado de una gripe o alguna otra enfermedad. Y en realidad puede ser difícil, aunque si tu niño tiene un resfriado podría tener problemas en su nariz con mocos claros que pueden volverse espesos y grises, amarillos o verdes en la próxima semana.

Por otro lado, si tu niño tiene fiebre alta acompañada por diarrea o vómitos, eso podría indicar una enfermedad viral. Si tu niño tiene fiebre, cuídalo hasta que se le baje, y si juega y come normalmente, posiblemente es sólo un resfriado. Pero si sigue estando enfermo incluso después de que la fiebre desaparezca, posiblemente tiene algo más serio y tienes que llevarlo a pediatra.

Los ojos y nariz rojos y aguados pueden indicar una alergia, así como son los ataques repetitivos de estornudos y picazón en la piel que dura por semanas o meses. También, si los mocos siguen saliendo de la nariz de tu bebé claros, en vez de volverse espesos y cambiar de color como cuando tienen un resfriado.