¿Qué es la ictericia fisiológica?

Ictericia fisiológica en bebé

La ictericia fisiológica es una alteración que ocurre muy a menudo casi en un 60 % de los bebés recién nacidos. Comúnmente se trata de bebés que nacen con la piel un tono amarillenta, pero no es grave y generalmente no necesita de tratamientos.

Porque el bebé se pone amarillo

Esta coloración amarillenta que presentan algunos bebés al nacer, suele ocurrir generalmente cuando nacen antes de tiempo, o son bebés prematuros, pero también suele hacerse presente en bebés que nacen a termino.

No tiene mayores síntomas que este que mencionamos, un color amarillento en la piel que acompaña las mucosas de los ojos pero que al bebé no le produce molestias. Esta diferencia de color suele  presentarse entre el segundo y tercer día de recién nacido y desaparece con el correr de los días aproximadamente en una semana.

La ictericia fisiológica aparece porque los niños nacen con un exceso de glóbulos rojos en su sangre, que no los necesitan una vez que han nacido, al ir liberándose los mismos se destruyen y traen la presencia de este pigmento que pone de color amarillento al bebé.

El encargado de eliminar este pigmento es el hígado, a través de la bilis, pero muchas veces el hígado no completó su maduración y el exceso de pigmentación que no se elimina, hace que la bilirrubina se deposite en la piel de nuestro bebé.

Si el nivel de bilirrubina aumenta más de lo debido se manifiesta primero en la cara, después en el pecho y luego en el abdomen, finalmente en las piernas, suele ir aumentando paulatinamente, y decrece con el correr de los días sin ser necesario algún tipo de tratamiento.

A veces estos niveles aumentan y de no tener los cuidados pertinentes , podría causar lesiones en el sistema nervioso del recién nacido. A veces se se recomienda colocar el bebé al sol, y de ser necesario se trata con fototerapia, recuerde que si su bebé comienza a ponerse amarillento lo mejor es consultarlo con su pediatra.