Alcohol moderado contra las tensiones y la obesidad

alcohol moderado

Si lo que quieres es proteger tu cerebro, tu corazón, evitar complicaciones cardiovasculares e incluso perder o mantener tu peso puedes pensar en consumir un  alcohol moderado, porque si lo haces en exceso serán mayores los efectos negativos que los positivos. Sin embargo, este es un buen hábito que puedes tener y que además te mantendrá con buena salud y feliz.

Ventajas de tomar alcohol moderado

El alcohol pasa a través de tu estómago y de tus intestinos hasta que llega a tu flujo sanguíneo. Y es precisamente en este lugar cuando empiezan las ventajas científicas, porque allí actúa como un antiinflamatorio y hace que tu sangre se adelgace, haciendo que seas menos propensa a ciertos tipos de accidentes cerebro vasculares. Además hace que tu colesterol bueno aumente y disminuye el malo, evitando que se quede atascado en tus arterias.

Si quieres relajarte un poco también el alcohol moderado te va a ayudar. Todo porque hace que las fibras musculares se relajen y de esa forma toda la tensión acumulada durante el día se evapora como por arte de magia. Sin embargo, no todo es bueno, porque también puede dañar las células musculares al disolver las membranas grasas alrededor de ella, haciendo que te sientas un poco tensa cuando has bebido demasiado.

Por una razón que no es muy clara, el alcohol mejora la respuesta de tu cuerpo a la insulina, que es la hormona pancreática que es la encargada de regular el azúcar en la sangre. El buen control de esta parte de la sangre hace que tu cuerpo evite el almacenamiento de mucha glucosa que se convierte en grasa, lo que explica por que las mujeres que beben con moderación tienen metabolismos más rápidos y tienden a ser más delgadas.