Dama de noche para decorar el jardín

Decorar el jardín con Dama de noche

Esta especie de planta es una de las más sorprendentes por su belleza, ya que durante el día adorna con lo brillante de su decorativo follaje, pero por las noches despliega en sí misma unas flores de color blanco de diversos tamaños y delicados aromas que son una verdadera opción para la decoración del jardín.

La Dama de Noche es un arbusto ramificado, conocido también como Galán de noche, Zorrillo, Cestro o Cestrum Nocturnum.

Cómo cuidar la Dama de noche

Si algo caracteriza, además de su aroma, a la Dama de Noche, es su floración nocturna. Hay que tener especial cuidado en alternarla en zonas de abundante sol y sombra, pues una larga exposición al sol podría quemarla y una estancia excesiva en la sombra restaría vigor al crecimiento de las flores.

Para reservar energías, durante el día esta solanácea permanece cerrada, ajena al calor, esperando a la noche para desplegar sus encantos. Sus flores son muy numerosas, pequeñas y de forma tubular; y su color varía del blanco al amarillo verdoso según la especie. No subestimes su tamaño, pues su poder aromático es muy grande.

El único inconveniente que tiene la Dama es que florece tan sólo en los meses de verano y los finales de la primavera, si bien guarda la mayoría de sus hojas durante todo el año, pues es perennifolia. Éstas son simples y alternas, uniformes, de color verde claro y de forma más o menos lanceolada.

Cuándo plantar la Dama de noche

El momento ideal para plantar o transplantar esta especie es a fines del otoño,  y comienzo del invierno, para que esté completamente desarrollada en verano, que es cuando nos regalará sus flores y aromas.

De todas formas es una planta que puede germinar en cualquier período del año, pero en invierno hay que tener precauciones sobre todo con sus retoños y toda la planta en general, ya que es muy susceptible al frío y este puede quemar su follaje.

Dónde plantar la Dama de noche

El lugar indicado para plantarlas es un espacio donde no haya ni mucho sol, ni mucha sombra, y se la debe regar cada dos o tres días, Si el clima es cálido y árido es preferible regarla a diario, porque corre el riesgo de deshidratarse. Otro detalle que tendremos que tener en cuenta es que hay que plantarla siempre un suelo bien drenado.

Suelo

En cuanto al suelo, los tolera casi todos, quizá algo mejor los que tienen un ph ligeramente más ácido.

Riego

La Dama de Noche, por lo general, necesita agua una vez cada dos días, y solamente podrá regarse más veces si el verano es demasiado árido. Un exceso de riego podría atenuar el brillo de sus hojas.

Abono

Al ser una planta de una sola estación, es conveniente que en su cuidado añadamos un extra de nutrientes, tanto para la tierra como para la floración. Los más aconsejados son los abonos líquidos: mientras que los tradicionales pueden retrasar su efecto, los acuosos actúan más rápido.

A pesar de ser la reina de la noche, esta planta no requiere cuidados excesivos. Aunque si queremos mimarla más y hacer que sus hojas crezcan con más vigor, el uso de fertilizantes ricos en hierro favorecerá el reverdecimiento, dándole un aspecto más saludable que, sin duda, agradecerá.