Algunas molestias del bebé para tener en cuenta

Dolencias del bebé

Durante las primeras semanas de vida hay trastornos físicos que son comunes, pero que no deben pasarse por alto y consultarlo al pediatra.

Algunas molestias en bebés

Distensión abdominal: El vientre del bebé siempre debe sentirse blando al tacto, debemos poner atención a las deposiciones, y que no tenga vómitos. Lo más probable es que sean gases o estreñimiento, pero debemos prestar atención para evitar problemas intestinales mas graves.

Si el bebé se encuentre sufriendo por los gases puedes ayudar a que los expulse, dándole suaves masajitos en la barriguita con las yemas de los dedos, de arriba hacia abajo y viceversa. También puedes hacer círculos, de derecha a izquierda para seguir el curso natural de los alimentos.

Lesiones perinatales: son aquellas que suceden a veces durante el parto, y hay que cuidarlas con posterioridad.

Color azulado o cianótico: Es normal que el bebe cuando llora se torne de este color, pero al calmarse desaparece rápidamente, al igual que si hace frío su tonalidad en los pies y en las manos es azul, pero desaparecen al darle calor, tener este color persistentemente, puede ser síntoma de que su corazón y pulmones no estén funcionando correctamente, por lo que debemos acudir inmediatamente al pediatra.

Tos: A veces cuando alimentamos al niño se ahoga o atraganta y esto le provoca tos, pero desaparece una vez que el niño aprende la rutina de alimentación, de persistir deberíamos consultar con el pediatra para descartar que se deba a algún inconveniente pulmonar o digestivo.

Llanto excesivo: todos los recién nacidos lloran a menudo sin motivo aparente, si su hijo llora a pesar de haber comido lo suficiente, haber eructado, estar abrigado y tener los pañales recién cambiados, lo mejor será contenerlo arrullarlo y hablarle o cantarle para que no llore, pero si nota que su llanto es diferente como con sonido de quejido o lamento y durante más tiempo que el habitual, puede estar sucediendo algo que no detectemos, por lo que deberá concurrir o llamar al pediatra, para evitar posteriores inconvenientes.