La alimentación y los cumpleaños de los niños

cumpleaños niños

Desde el primer cumpleaños y los siguientes 2 y 3 años, es muy importante que quede claro, que solamente por esos días el niño tiene la oportunidad de comer esas «pequeñas cosas» que no le permitimos comer a diario, entre ellas golosinas, chocolates y esos gustos que no siempre por prevención le permitimos.

Al realizar el menú de esos días, lo mejor es que preparemos alimentos sencillos, pensando en lo que generalmente comen y les agrada, como son sándwich de jamón y queso, cantidades pequeñas de patatas fritas, palomitas, y la reina que acompañara su fiesta, la torta para soplar las velas.

Casi siempre después de estas fiestas, los niños terminan con dolor de estómago, por lo que es importante que quede claro, un «poquito» de esos alimentos que no se comen todos los días y no el super atracón que concluirá con la torta.

Si bien cuando son pequeñitos, apenas probarán casi nada, con el correr de los años, es importante que se mantenga una disciplina a seguir cada vez que se asiste a algún cumpleaños, tanto de nuestro hijo, como el de sus primos, amigos del jardín o vecinos de casa.

Sería muy importante que la bebida principal de este tipo de fiestas, fuera agua, pero ya sabemos que no será así, por lo que les recomendamos que si van a utilizar gaseosas, tan dañinas para la salud de nuestros hijos, se prefieran aquellas que son dietéticas bajas en contenidos de azúcares, y si no optar por zumos de frutas dietéticos.

Por otro lado si los niños están muy entretenidos con los juegos, y divirtiéndose, no es necesario obligarlos que se le coman todo lo que hay en la mesa, si el niño no tiene hambre, no lo obligue a comer, no insista para que terminen de comer, antes de retirarse a jugar. Recordemos, que todo lo que se ingiere en las fiestas son calorías de las que llamamos vacías, que no le servirán mucho nutritivamente, por lo que si no son necesarias, mejor no insistir en que las consuman.

Foto: Gracias a amrufm