Hemorragias y anemias posterior al nacimiento del bebé

parto normal

Las hemorragias y las anemias posteriores al parto son trastornos pasajeros que deben controlarse y deben ser tratadas para la pronta recuperación de la madre. Si bien uno considera todas las posibilidades, muchas veces estas complicaciones aparecen y lo mejor es tratarlas a la brevedad.

Las hemorragias, son pérdidas de abundante sangre con coágulos muy grandes, que se suceden posteriormente luego de haber dado a luz, e indican que el útero no se está contrayendo como debería, y se combaten con medicación indicada por el médico.

Por otro lado tenemos las hemorragias  que pueden aparecer en los días posteriores a dar a luz, y en ellas se puede indicar tal vez que hayan quedado partes de placenta, o de la membrana (bolsa de líquido amniótico) y que si permaneces allí pueden llegar a provocar una infección, en la mayoría de estos casos la sangre contiene un olor fétido, y el médico de confirmarlo realizará un legrado y posterior medicación de antibióticos.

La anemia después del parto, suele ser normal por la gran pérdida de hierro que padece la madre a consecuencia de la cantidad de sangre expulsada y esto hace que se sienta débil y muy cansada. En la mayoría de los casos se trata con reposo, y una buena alimentación, pero de ser necesario el médico indicará complementos de hierro para reforzar este mineral en el organismo de la madre.

Foto: Gracias a nagobe