Métodos que favorecen la inducción del parto

parto inducido

Ya hablamos del parto inducido, y de sus complicaciones, ahora nos detendremos específicamente en los métodos que el medico puede utilizar para realizarlo.

Esto siempre va a quedar a su criterio y dependiendo de la situación en la que se encuentre el niño y la madre decidirá cual de ellas es la mejor. Básicamente son tres las opciones, y la decisión se evalúa, siempre buscando la menor cantidad de riesgos y mayor bienestar para ambos.

Inducción por prostaglandinas: se realiza cuando el cervix está preparado para el parto, su efecto consiste en que mientras el útero se prepara para el momento del parto también se provocan las contracciones, se administra directamente sobre el cuello uterino, mediante un gel intracervical  con una especie de tapón, y es uno de los métodos que más se utiliza actualmente.

Inducción con oxitocina:  Llegado el momento en que el cervix esta mas o menos preparado, y luego de la maduración con prostaglandinas, para alcanzar una dilatación óptima  se utiliza este método. Sus efectos  producen una aceleración en las contracciones, y se administra por vía endovenosa, disuelta en suero para evitar sobredosificación, y la mujer debe permanecer monitoreada, para cuidar su bienestar y el de su pequeño hijo.

Rotura de bolsa amniótica: Una vez que se produjo alguna de las otras dos inducciones si aún así el parto no se produce, se utiliza este medio. El efecto que causa la ruptura de bolsa es liberar el torrente sanguíneo y prostaglandinas naturales que desencadenen las últimas contracciones y se produzca el parto. Se realiza mediante la introducción  a través del cuello del útero,  un instrumento alargado llamado lanceta, es indoloro y sin riesgos para la madre ni el niño.

Foto: Gracias a SantaRosa OLD SKOOL