Cómo prevenir una otitis serosa

otitis serosa

La otitis fibrosa , responde a una acumulación de mucosas en el oído medio, que si no son tratadas, estas obstruyen la trompa de Eustaquio y  las secreciones infectadas terminan saliendo al oído externo.

La trompa de Eustaquio mantiene unidos la nariz con el oído interno, este es un tubo que permite que puedan fluir hacia el exterior las secreciones que suelen producirse en el oído medio. Si esta se obstruye, las mismas se acumulan y las bacterias pueden multiplicarse, provocando infecciones, Si pasado tres meses no se recuperan las mucosidades normales del oído estamos frente a una otitis serosa.

Para prevenirla conviene evitar en lo posible que los chicos se resfríen, cuando comienzan a tener mocos, hay que tratar de limpiarlos varias veces al día con suero. También se puede elevar un poco la cabecera de la cama, para favorecer la expulsión de las mucosidades. Si vive en un lugar donde el ambiente es muy seco, lo mejor sería humidificar la habitación de su hijo.

En primera instancia el tratamiento una vez declarada la otitis serosa, es tomar antibióticos, para de esta manera combatir la infección, pero si con esto el niño no mejora, lo más probable es que el médico sugiera la colocación de unos pequeños tubos para drenar el oído, y que las secreciones salgan al exterior. Estos tubos, se caen por sí solos una vez que no hay mas mucosidad ni secreción.

En caso que no sucediera, los extrae el otorrinolaringólogo, y el tímpano se vuelve a cerrar naturalmente. No dude en consultar con su pediatra.

Foto: Gracias a dlisbona