Remedios caseros para curar heridas

manzanilla

Cuando sufrimos una pequeña lastimadura, raspones, cortes o heridas leves, lo primero que hay que hacer es lavar bien la zona para evitar cualquier infección. Hay recetas caseras que pueden sacarnos del apuro ante situaciones de pequeñas heridas.

Remedios caseros

  • En caso de que siga sangrando podemos aplicar azúcar blanca en cantidad suficiente para cubrir toda la herida. El azúcar acelera la coagulación de la sangre y ayuda a cicatrizar. Hay que dejar actuar el azúcar unos 5 minutos antes de lavar nuevamente con agua.
  • Otro remedio casero para heridas lo tenemos en la cebolla. La cebolla tiene propiedades antisépticas y desinfectantes y, al contrario que el azúcar, puede ser usada por personas diabéticas. Se utiliza la piel que se encuentra entre una capa y otra de la cebolla, cubriendo la herida con ella.
  • El aloe vera es otra planta medicinal muy útil para curar heridas. Es antiséptica y ayuda a regenerar la piel, ideal para evitar que queden cicatrices o marcas en la piel. Se debe aplicar aloe sobre la herida una vez al día hasta que sane completamente.
  • Compresas de llantén o congorosa. Para prepararla debemos preparar un cocimiento de unas cuantas hojas en un litro de agua y hervirlas durante 5 minutos, luego debemos retirar del fuego, mantener tapado y dejar reposar al menos 10 minutos para proceder a filtrar y dejar enfriar. Para utilizarla, embeber en un paño limpio, gasa o algodón y colocar sobre la herida una sola vez.
  • Crema de manzanilla y romero. Para su preparación derretiremos 2 cucharadas de vaselina en sólida y una cucharadita de lanolina a baño de María. Una vez que se han derretido se deben agregar 5 cucharaditas de flores secas de manzanilla y 6 de hojitas de romero secas y dejar en contacto con el resto de la preparación unos 20 minutos, revolviendo de tanto en tanto para que se mezclen todos los ingredientes. Retiramos del fuego pasado el tiempo filtraremos por colador de alambre y ya está lista para envasarla, debemos dejarla destapada hasta que solidifique y proceder a guardar en un lugar seco y fresco, se puede aplicar sobre las heridas una a dos veces al día, es un excelente cicatrizante.

Estos remedios caseros son buenos para heridas leves. Hay que ir con urgencia al medico frente a heridas que sean más graves. En caso de que no pare de sangrar, aunque sea una herida muy pequeña, también debemos tomarlo como una emergencia ya que puede ser que se halla roto alguna vena o arteria.

Foto: Gracias a Eggybird