La vida en pareja ¿qué nos espera?

pareja casada

No se trata sólo de compartir la cama, el problema real radica en la toma de decisiones complicadas sobre el dinero, el trabajo del hogar y el tiempo. Aquí te traigo algunos puntos que se deben considerar al tomar la decisión de mudarse con la pareja.

Mudarse juntos parece un precursor natural del matrimonio, pero no debes contar con eso. De hecho, las estadísticas dicen que sólo el 45 por ciento de las parejas que viven juntas llegan a casarse. Algunas investigaciones apuntan a un vínculo entre vivir juntos antes del matrimonio y el riesgo de matrimonios felices. Y una de las explicaciones es que las personas que viven juntas usualmente llegan a casarse no porque sientan que son el uno para el otro, sino porque sienten que han invertido mucho en la relación como para terminar.

Si el matrimonio es a lo que quieras llegar debes asegurarte de aclararlo, incluso si requiere una conversación incómoda. Un estudio reciente publicado por la Revista de Psicología Familiar descubrió que las parejas que se comprometen en matrimonio antes de irse a vivir juntas son más felices tanto antes como después del matrimonio, que las personas que lo deciden al ya haberse mudado.

Por eso te debes asegurar de que cada uno entiende las razones del otro para querer mudarse. Incluso si no van a comprar un hermoso anillo de diamantes en ese momento para confirmar el compromiso, se debe acordar un determinado tiempo para la boda y se debe saber hacia donde va la relación.

Sólo porque se sienten muy bien el uno con el otro, no quiere decir que vivir en pareja sea fácil. Un ejemplo es una pareja que se mudó hace poco y cuando él lava los platos lo hace de una manera que todo alrededor queda mojado de agua con jabón, ella se irrita tanto que le grita a su pareja y él se siente mal porque sólo estaba intentando ayudar. Y no es que ella no lo quiera, sino que existen varias cosas que la irritan.

Los compañeros de casa siempre van a tener cosas que nos molestan, en especial porque se comparte el mismo espacio todos los días y a todas horas. Por eso es mejor que no te apegues tanto a las pequeñas cosas que no significan tanto. Un pequeño consejo, cuando tu pareja esté haciendo algo que te esté volviendo loca, piensa en tres cosas lindas que haya hecho por ti últimamente. Eso te ayudará a quitarte la irritación de encima y evitar problemas.

Debes saber que ya no todo es sobre ti. Así si quieres ir a tomar una copa con un ex novio después del trabajo o intentar conseguir ese trabajo que sueñas en otra ciudad, debes acordarte que ahora tus decisiones, desde las más triviales, afectarán las rutinas, estilo de vida y finanzas de otra persona.

Así suene un poco ridículo, mudarse con la pareja en realidad significa que se convierten en un equipo y eso significa dejar de un lado una gran parte de la autonomía que habías venido viviendo desde que te convertiste en una persona adulta. Antes de tomar alguna decisión que pueda afectar a tu pareja también, pregúntate cómo te sentirías si él hiciera lo mismo.

Foto: Gracias a karpov the wrecked train