Cómo decorar un salón relajante

Cómo decorar un salón relajante

En los ambientes modernos se busca más allá del estilo, una multifuncionalidad, para que la casa y sus ambientes puedan ser vividos a pleno por sus habitantes. El salón principal de una vivienda, puede tener múltiples usos, desde reuniones con amigos, propiciosas cenas de negocios, o con la pareja y porque no también, para esos momentos de relax que tanto anhelamos al regresar a casa.

Para convertir tu salón en una estancia verdaderamente relajante, tan solo tienes que seguir unos consejos. Para empezar, es importante cuidar especialmente dos aspectos: los sofás y la iluminación, que resultan claves para conseguir un oasis de paz.

Consejos de decoración de salones relajantes

Mobiliario

Los sofás que elijamos deben ser acogedores y se pueden colocar enfrentados, tapizándolos en terciopelo o texturas suaves y delicadas que sean reconfortables al tacto,  no olvidemos la zona de lectura, elegir correctamente un buen sofá o sillón es fundamental.

Cómo decorar un salón relajante

La elección de los sofás va a depender del espacio que tengas en tu salón, pero un sofá biplaza y uno individual para masajes  puede ser la combinación ideal para este tipo de habitaciones. Si los colocas alrededor de una mesa con elementos relajantes, como una lámpara o unas flores, el relax aun será mayor.

Si vuestra vivienda lo permite, para conseguir un relax absoluto, la incorporación de materiales naturales, como plantas hacen del todo a este sitio un lugar sumamente agradable.

Luminosidad

Las luces que instales en tu salón de relax debes procurar que sean indirectas y suaves, con el fin de conseguir un ambiente cálido y tranquilo. Redondearás la sensación si usas un humidificador de ambiente, al que puedes añadir una esencia de eucalipto o menta, por ejemplo.

Cómo decorar un salón relajante

Cabe la posibilidad de destacar que de estar situado frente al jardín o al patio, se puede conseguir un ambiente relajante, valiéndose de ventanales que separen por medio de cristales ambos ambientes, pero que desde el interior del salón permitan observar la belleza de la naturaleza, nuestro jardín, o simplemente nuestro patio interno.

Colores

Para conseguir un ambiente que invite la tranquilidad y relajación es muy importante saber jugar con la paleta de colores, y elegir para sus paredes aquellos tonos que nos transmiten serenidad, como el lavanda, que además refleja frescura, o la gama del blanco en todas su tonalidades y los pasteles.

Cómo decorar un salón relajante

Detalles finales

Un detalle final que te va a ayudar mucho a crear un ambiente relajante es incluir un equipo de música en tu salón. Opta por un hilo musical zen, y coloca velas con aromas o barritas de incienso y tendrás la mejor sala de relax que jamás habías podido imaginar. No necesitarás irte a ningún spa para relajarte en tu día a día.