Consejos para decorar una casa de campo

Cómo decorar una casa de campo

Las casas de campo más allá de su hermoso y delicado toque natural, muchas veces se ven opacas u oscuras, por las texturas con las que se han construido. Aquí les dejamos algunas sugerencias para que tengas en cuenta, sin perder el estilo para reciclar sus ambientes y mantenerla siempre de moda.

Cómo decorar una casa de campo

Mobiliario

Si se trata de una casa de campo, lo más recomendable siempre, es colocar muebles robustos de mimbre, ratán, madera, cuero forjado, o una combinación de éstas opciones. Evitemos los muebles frágiles y finos.

Cómo decorar una casa en el campo

Usar muebles reciclados también es una buena opción, sólo asegúrate de tapizarlo y restaurarlo bien, y que su decorado vaya acorde con el resto de la casa.

Pisos y paredes

Los pisos y las paredes pueden tener azulejos o cerámicas con apariencia o imitación antigua, la misma que también puedes hallar en las tiendas. Para generar un ambiente más cálido es bueno que estén en colores cálidos como los marrones, anaranjados y rojizos, dependiendo del material.

Cómo decorar una casa en el campo

El efecto recargado de la piedra en algunas viviendas de campo y la madera oscurecida, se puede suavizar, otorgándole a las vigas, pilares y molduras, un toque de claridad. Para ello podemos pintarlas con color blanco que es el rey de lo colores a la hora de brindar un efecto de amplitud y luminosidad. De esta manera no perderán protagonismo ni estilo.

Cómo decorar una casa de campo

Textiles

También debemos tener en cuenta los detalles de tapicería, que con un simple cambio de textura utilizando la misma gama de pintura en tonos claros, como el marfil, el blanco,  o beige, hacen que las piezas mobiliarias combinen en la decoración, brindando el mismo efecto que anteriormente mencionábamos.

Cómo decorar  una casa de campo

En la tapicería podemos elegir texturas frescas como lonetas que son de fácil limpieza y para dar el toque especial de color, agregar cojines lisos en tonos fuertes y contrastantes.

Es importante agregar pequeños detalles como ser unas mantas de lana o piel a los sillones, elementos de hierro labrado, jarrones de cobre, arreglos con flores secas y hierbas, etc.

De esta manera nuestra casa siempre se verá como nueva, y podremos resaltar en colores como el blanco la nobleza rústica de la piedra y la delicadeza y calidez de la madera.