Cómo prevenir los cólicos en el bebé

Aliviar cólicos en el bebé

Después de la alimentación, su bebé podría mostrar signos de incomodidad y dolor producto de los cólicos. La forma en que recibe el alimento podría ocasionarle la entrada accidental de gases en el estómago y las consecuentes molestias.

Consejos para eliminar los cólicos del bebé

  • Un consejo que puede ayudarte a eliminar los gases, es una ves después de terminar de amamantar el primer pecho, debes poner el bebé en posición vertical, y darle golpecitos en la espalda, seguido de masajes.
  • Un buen aseo nasal en el caso de que el niño no esté respirando por la nariz, esto provoca cólicos porque si la nariz está tapada, al comer aumentará la entrada de aire provocándole gases.
  • Dar masajitos en su abdomen.
  • Se aconseja que la madre evite productos lácteos, estimulantes como el chocolate y la cafeína, ya que la alimentación de la madre influye en la aparición de cólicos.
  • Cambiar al bebé de posición frecuentemente.
  • Cargarlo en posición vertical ya que ayuda al movimiento de los gases y disminuyen la acidez.
  • Durante la lactancia, a leche materna inicial de un pecho, es distinta a la final; la primera es más aguada mientras que la segunda contiene más calorías y grasa. Si se le permite al bebé terminar con el primer pecho, antes de ofrecerle el segundo, se pueden reducir los cólicos.
  • Mantenga al bebé sentado mientras lo alimenta. En esta posición es menos probable la entrada de gases.
  • Si lo alimenta con biberón, manténgalo elevado.
  • Revise el orificio de salida del biberón. Si es muy grande, puede que el bebé esté tomando la leche demasiado rápido y tragando gases en el proceso.
  • Luego de la alimentación, coloque al bebé boca abajo y dé suaves palmadas a su espalda para extraer los gases.
  • Prefiera alimentar al bebé con leche materna. La leche de fórmula causa más gases.

Si sientes que tu bebé tiene cólicos, puede darle masajes circulares para aliviarlo. Si los síntomas no persisten y usted sospecha que el bebé puede estar padeciendo de alguna otra molestia, consulte a su pediatra.

Foto: Micah Sittig