Hongos bucales en el bebé

Los primeros cuidados de un recién nacido, por lo general, no requieren una exhaustiva dedicación en lo que respecta a la salud bucal de un bebé sano. Sin embargo, en algunas oportunidades puede aparecer en el labio superior del bebé un pequeño callo. Esto suele ser normal  y a medida que la lactancia materna es complementada con alimentos sólidos, el callo tiende a desaparecer por completo.

Posibilidad de infecciones

Si bien no ocurre con frecuencia, en algunos bebés de pocas semanas puede surgir una infección en la boca producida por un hongo denominado muguet.

Estos hongos pueden presentar efectos secundarios como la dermatitis del pañal que resulta muy molesta, lastima la piel del bebé y demora mucho tiempo en curarse. Otra de las complicaciones es que los hongos de la boca del bebé puedan pasar a afectar el pezón de la madre, lo que finalmente produce un dolor intenso en los pechos a lo largo de toda la toma.

Cómo prevenirlos

Al igual que con todas las cosas del bebé, se debe mantener hábitos rigurosos de higiene con el biberón o el chupete. Hervirlos suele ser la mejor manera de esterilizarlos y evitar que allí se depositen cualquier tipo de hongo o de bacteria.

Cómo tratarlos 

Existen diferentes tratamientos que ayudan a curar la tan molesta aparición de estos hongos. En todos los casos, el pediatra será el que recomiende los pasos a seguir para cada ocasión. En la mayoría de las oportunidades, los médicos aconsejan la utilización de un líquido, con dosis de antibiótico. Este medicamento es aplicado entre las tomas de leche del bebé, para asegurar que permanezca en la zona afectada por más tiempo.