Consejos para reducir calorías, grasas y sodio al preparar salsas

Las salsas suelen ser las responsables de la mayoría del exceso de grasas y calorías que ingerimos en el organismo, cuando comemos pastas, pero existen formas muy saludables de realizarlas, sin que pierdan su sabor, realcen nuestros platos y no sean excesivamente calóricas, grasosas y con mucho sodio.

Para reducir las calorías, puede optar por salsas a base de vegetales variados, las zanahorias, el tomate y los pimientos, son infaltables en las mismas, pero evite freírlos, puede rehogarlos con agua, o con rocío vegetal antes de preparar la salsa, así mismo la panceta o las salchichas que llevan algunas salsas pueden ser sustituidas por atún al natural o mariscos, y si desea agregarle carne o pollo, utilice pequeñas porciones, tratando de elegir las que contengan menos grasas.

Para reducir las grasas lo principal es no freír los alimentos, debe rehogarlos con rocío vegetal, si la receta llevara crema de leche debe reemplazarla por queso blanco diet, que puede aligerarlo con leche desnatada, y cambiarlo por crema light, o yogurt desnatado natural. Puede utilizar pequeñas porciones de carne, pollo o jamón cocido siempre que sean magros.

Para reducir sodio no debe utilizar verduras enlatadas, siempre es mejor utilizar los vegetales naturales, y para realzar sabores, use cebolla, ajo, echalotes, puerro, verdeo, y no se olvide de las especias, como el laurel, albahaca, orégano y tomillo. La pimienta es un excelente sustituto de la sal.