Esteatosis hepática y la alimentación

hígado graso

La alimentación es un pilar fundamental ante cualquier patología que se presente en nuestro organismo. La mala alimentación, generalmente es causante de enfermedades hepáticas, ya que la grasa ingresa en el órgano a través de la dieta.

En condiciones normales es metabolizada por el hígado, y otros tejidos pero si la cantidad excede a la que es requerida por el cuerpo, entonces se almacena en el tejido graso. Por otro lado si el tejido graso es causado por la diabetes la insulina se ocupará de este problema.

La esteatosis hepática, popularmente conocida como hígado graso, es una acumulación de triglicéridos en el hígado. El órgano aumenta de tamaño y aparecen gotas de grasa dispersas por todo el tejido hepático, que pueden verse a simple vista.

De esta manera el hígado graso, que es resultado de una incorrecta alimentación debe ser tratado con una muy buena dieta equilibrada, a base de hidratos de carbono, proteínas y grasas especificadas por un nutricionista o especialista profesional.

Consejos para evitar el hígado graso

  • Evitar las rápidas pérdidas y subidas de peso.
  • Evitar los lácteos enteros y las grasas de origen animal.
  • Abandonar el alcohol, reducir los azúcares y los dulces.
  • Incorporar proteína a la dieta, y el consumo de antioxidantes como vitamina A, C y E, y selenio para evitar la degeneración celular.
  • A la hora de elegir los alimentos optar por aquellos que son ricos en fibra, (vegetales y cereales) que ayudan a absorber menos las grasas y azúcares en la dieta. Los pescados azules, las legumbres las semillas y los frutos secos crudos, en pequeñas cantidades, ya que disminuyen el nivel alto de colesterol malo.

En un primer momento el tratamiento de la esteatosis hepática se basa en resolver la causa del problema. Por lo tanto, es imprescindible abandonar el consumo de alcohol y evitar la exposición a agentes tóxicos y a medicamentos hepatotóxicos. Se ha comprobado que la grasa hepática comienza a desaparecer en tres o cuatro semanas tras eliminar el consumo de alcohol.

Como siempre recomendamos la importancia para esta enfermedad y para cualquier otra, de mantener un peso saludable, aumentar la actividad física, ya que ambos son los pilares fundamentales, para prevenir la obesidad y el sobrepeso, de esta manera podremos prevenir con un simple cambio en el estilo de vida y la alimentación, la aparición de enfermedades como esta que describimos .

Ante la menor duda consulte con su médico de confianza.