El poder de curar que tiene el sol, helioterapia

2
73

banos-de-sol

La helioterapia se conoce también como «Baños de sol«, esto se debe a que la radiación solar por  si misma es beneficiosa para la salud, y conociéndola podemos aprovecharla sin correr riesgos.

Si bien el exceso de rayos ultravioletas repercute negativamente sobre nuestra piel y puede llegar a provocar cáncer de la misma, y otros trastornos como el foto envejecimiento prematuro, en dosis moderadas los rayos de sol pueden ser positivos para la salud, ya que ayudan a estimular las defensas, alivian dolores musculares y mejoran el estado de ánimo.

Las radiaciones solares ayudan a:

  • Inhibir el desarrollo de bacterias y gérmenes, en el ambiente, como los ácaros que generan gripes y resfriados.
  • Protege la piel con sus efectos antibióticos, e incrementa la cantidad de células inmunitarias en la sangre.
  • Regula la secreción hormonal y de neurotransmisores, lo que favorece un estado de ánimo enérgico, y optimista, disminuyendo los niveles y probabilidades de depresión.
  • Estimula la circulación sanguínea y las terminaciones nerviosas de la piel, lo que produce un efecto analgésico, en casos de contracturas e inflamaciones.

Enfermedades y desordenes que el sol puede curar

  • Anemia: El déficit de glóbulos rojos, que transportan oxigeno, es una de las indicaciones tradicionales de la helioterapia. Los rayos del sol, especialmente los tomados en la alta montaña, provocan un aumento directo de los glóbulos rojos en circulación y aceleran la curación si se complementa con una dieta especial o con suplementos.
  • Trastornos Digestivos: La cura solar puede incluirse en el tratamiento de malas digestiones, estreñimiento, falta de apetito, diarrea, cólicos y candidiasis. Los efectos positivos se deben a una mejor circulación de la sangre en los órganos relacionados con la digestión, lo que estimula la secreción de jugos gástricos y la asimilación de los nutrientes. Pero no conviene tomar baños de sol cuando hay hemorragias, inflamaciones o acidez en el estómago.
  • Sistema Respiratorio: Se recomiendan los baños de sol de la cintura para abajo con el fin de descongestionar los pulmones, al mismo tiempo que la persona se beneficia de las propiedades antibióticas y fortalecedoras.
  • Osteoporosis: Es una de las indicaciones evidentes, puesto que el sol provoca la síntesis de vitamina D y esta ayuda a fijar los minerales en los huesos. Por esta misma razón, los baños de sol, especialmente si se realizan a orillas del mar, están indicados en casos de fracturas.
  • Diabetes: El sol, como la dieta, el ejercicio y los baños de aire, estimula el funcionamiento del metabolismo y en consecuencia la secreción de insulina y la asimilación de los hidratos de carbono.
  • Genitales: Los baños de sol sobre los órganos genitales de la mujer son eficaces en la sequedad vaginal, las infecciones por hongos, las menstruaciones dolorosas y la insuficiencia en los ovarios. En el hombre, la cura solar se utiliza contra la impotencia, la erección débil y las inflamaciones de la próstata.
  • Afecciones de la piel: La helioterapia consigue excelentes resultados sobre ciertas clases de acné y las impurezas de la piel. En otras enfermedades más complejas, como el eccema, la psoriasis o las heridas que no cicatrizan, también está indicada como tratamiento complementario y bajo control médico. En muchos casos se recomienda combinar el sol con los baños de agua de mar y la dieta.
  • Enfermedades renales y urinarias: Al activar la circulación de la sangre, el sol mejora el funcionamiento de los riñones y favorece la eliminación de líquidos. Mediante la intervención sobre la asimilación de los minerales, los rayos solares pueden prevenir la reaparición de cálculos.
  • Trastornos nerviosos: Además de la depresión estacional, los baños de sol están indicados en la depresión leve, la falta de vitalidad, la irritabilidad y la anorexia. El tratamiento ideal de los trastornos nerviosos consiste en realizar jornadas completas de contacto con los elementos naturales, paseando entre árboles, tomando a lo largo del día breves baños de sol, seguidos de baños de agua y sesiones de ejercicio físico. Si la terapia se realiza en grupo, los efectos beneficiosos se multiplican.

Partiendo de estos beneficios comprobados, hace años nació esta terapia alternativa, disciplina en la que se utilizan los «baños de sol» en forma cuidadosa, como parte de tratamiento a distintas afecciones. No dudes en tomar el sol, aprovecha esta medicina natural.

Foto: jfsal

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here