El cuidado de las cicatrices

cicatris abdomen

Las cicatrices representan reparaciones de la piel y de los tejidos situados debajo de ella, realizados no con las células de esa zona, sino con tejido conjuntivo como el que existe en ligamentos, tendones etc.

Cuando se producen heridas en la superficie del cuerpo, e incluso en órganos internos, si los bordes de la herida no se aproximan o unen bien, se forma un hueco o surco que hay que tapar. Para ello el organismo utiliza tejido conjuntivo. Las cicatrices, además de tener un aspecto diferente del resto de la piel, producen pérdida de movilidad de la zona afectada y a veces desplazamiento y adherencia o uniones entre regiones próximas.

En estos casos es aconsejable consumir alimentos ricos en vitamina C, tomar abundante agua, jugos y frutas ricas en antioxidantes, para favorecer la recuperación de la piel y evitar cicatrices.

5 Consejos para cuidar las cicatrices

  1. Prevenir antes que curar: Poner en marcha las medidas de prevención incluso antes de que se produzca la cicatriz, como durante las operaciones quirúrgicas.
  2. El sol de lejos: Las radiaciones del sol pueden agravar el estado de las cicatrices y por esto hay que aplicar pantallas solares con factor de protección 50 quince o treinta minutos antes de la exposición al sol y una otra vez cuando tomaremos los primeros rayos solares.
  3. Hidratar mucho: En las cicatrices de cierta gravedad el agua se evapora con mucha más rapidez y esto nos indica que hay que hidratar mucho esta zona, principalmente mediante cremas y vendajes que retengan la humedad, aunque son muchos los productos que pueden tener efecto hidratante: aceites, cera, vaselinas etc.
  4. Los masajes, con cuidado: Sobretodo en caso de quemaduras, los masajes adaptados al estado de inflamación de la cicatriz son tratamientos habituales. Aunque hay que tener mucho cuidado con estos por sus efectos secundarios, por ejemplo está contraindicado en caso de infecciones y nunca debe resultar doloroso.
  5. Vendajes para reducir la tensión: Para evitar que las heridas sean sometidas a tirones y presiones debido al movimiento de piel y músculos es recomendable aplicar vendajes como suturas adhesivas estériles o “steristrips”, que además, siendo productos microporosos, permiten al vapor de agua de transpirar, acortando el periodo de saturación de la cicatriz.

Es bueno también en estos casos la manzanilla, ya que tiene efectos calmantes y antiinflamatorios, Cuando la herida está cicatrizando, aplique dos veces al día, una compresa empapada en una infusión de manzanilla, esto debe hacerse con la infusión fría y sin presionar, dejándola actuar aproximadamente unos 15 minutos.

Al igual que cada cicatriz requiere unos cuidados específicos, cada persona es única y tiene sus propias preocupaciones y prioridades que deben llevarle a manejar bien estos consejos para su autocuidado. Por ello, es importante que el médico explique claramente al paciente los pros y los contras de cada tratamiento para que se familiarice y comprometa con él.

Foto: sofya1981