Acné en bebés se presenta frecuentemente

Acné en bebés

Así no parezca, el acné en los bebés es muy común y puede estar presente desde el momento del nacimiento, pero más frecuentemente aparece algunas semanas después, usualmente en las mejillas y en otros casos en la frente, la barbilla e incluso en la espalda.

La presencia de acné en los bebés

El acné neonatal aparece en un 40% de los recién nacidos y se produce por la acumulación de grasa en la piel del bebé que queda atrapada en sus poros.

Los granitos so son dolorosos, ni pican. No son contagiosos ni tampoco está relacionado con la alimentación de la madre, aunque se suele creer que aparecen por la leche materna.

Estos pequeños granos pueden estar rodeados de la piel rojiza y pueden volverse más pronunciados cuando tu bebé está acalorado o disgustado, así como si su piel se encuentra irritada por la saliva, restos de leche o por telas que son demasiado ásperas o han sido lavadas con detergentes fuertes.

Las causas de este acné, así como del adolescente, no están muy claras. Por algún tiempo, los expertos creyeron que era debido a las hormonas que los bebés reciben de sus madres al final del embarazo la causa de ese acné. Pero los investigadores aún no se han puesto de acuerdo y desde ciertos medicamentos que puedes tomar durante la lactancia hasta los medicamentos que puede tomar tu bebé, pueden desencadenar este acné.

Existen algunas cosas que no se deben hacer si tu bebé tiene este acné, como poner cremas o aceites en su piel, porque lo pueden empeorar. Tampoco debes usar medicinas normales contra el acné que no hayan sido prescritas por el pediatra, además debes evitar lavarle mucho la piel, porque esa condición no está causada por la suciedad.

En dos o tres semanas el acné neonantal desaparece por sí solo. No queda rastro de los granitos. No se recomienda aplicar ningún producto, ni refregar la piel del bebé ni mucho menos apretarlos pues podría quedarle marca. Basta con mantener la piel limpia para evitar que pudiera producirse una infección.

De hecho, el lavar mucho la piel del bebé puede irritarla, así que no hay que exagerar con la limpieza. Simplemente lava el rostro de tu bebé con un jabón suave y agua una vez al día. La paciencia es lo mejor que puedes hacer, porque este acné suele desaparecer en unas pocas semanas.