Consejos para reparar la nevera

nevera reparacion
Cuando alguno de nuestros electrodomésticos se daña es todo un problema porque usualmente son gastos que no teníamos previstos y es todo un estrés incluso pensar en lo que tendremos que pagar en su reparación o en comprar uno nuevo. Sin embargo, cada uno de esos electrodomésticos tienen cosas sencillas que podemos revisar por si están fallando antes de llamar a un experto que nos cobra un dineral por hacer lo mismo.

Por ejemplo si nuestra nevera no esta enfriando o congelando bien pueden ser varias cosas. Pueden ser los espirales del condensador que usualmente están en el panel delantero o trasero del aparato y que fácilmente se pueden endurecer por el polvo. Eso lo puedes arreglar tu mismo, después de desconectar la nevera, intenta quitar el polvo con un cepillo de cerdas suaves y después aspíralo.

El problema con tu nevera pueden ser los empaques, que son esas tiras de caucho que hacen que las puertas cierren bien. Un truco es cerrar la puerta agarrando un billete normal en diferentes puntos de la puerta y si en alguno de esos puntos el billete se resbala o se sale fácilmente es que necesitas unos empaques nuevos. El arreglo lo puedes hacer tu mismo comprando los empaques en una tienda especializada y poniéndolos con un destornillador corriente.

Si el problema es que tienes acumulación de hielo en una nevera que se descongela automáticamente, puede ser el termostato o el compresor, para lo que tendrás que llamar a un experto. Si es el termostato se arregla fácilmente, pero si el compresor está dañado lo mejor es que compres una nevera nueva, porque esa parte tiene un costo que es casi igual al de comprar un aparato totalmente nuevo.

Foto: pittaya