Bombillas de bajo consumo

bombillas de bajo consumo

Como hemos visto muchas veces la iluminación es parte fundamental de nuestra decoración, para poderle brindar, categoría, y resaltar u ocultar defectos en nuestras estancias. Lo que también es importante, es cuidar la energía, y nuestros gastos económicos, por lo tanto las bombillas de bajo consumo son una excelente opción en estos casos.

Las bombillas de bajo consumo nos permiten ahorrar hasta un 80% de energía, comparadas con las luces incandescentes, que emiten la misma cantidad de luz.

Elegir bombillas de bajo consumo para iluminar las estancias del hogar puede ser un gesto que ahorre hasta un 15 por ciento en la factura mensual de la luz. Pero es importante tener en cuenta que, con este tipo de bombillas, se ahorrará siempre que se coloquen en habitaciones donde puedan estar durante mucho tiempo encendidas.

Cómo ahorrar con bombillas de bajo consumo

Hay que colocarlas en estancias donde estén mucho tiempo encendidas, ya que encenderlas y apagarlas consume muchísima energía además de acortar sensiblemente su vida útil. Las bombillas de bajo consumo duran unas 12.000 horas frente a las 1.000 horas que duran las tradicionales.

Si tenemos que elegir un tipo de luminaria, es mejor decantarse por las tulipas blancas o transparentes y no debemos olvidar retirar el polvo de forma habitual para que siempre estén a pleno rendimiento.

Para cuidar este tipo de bombillas y prolongar su vida útil es necesario, evitar colocarlas en artefactos cerrados o con poca ventilación, ya que el exceso de calor afecta sus componentes, al igual que cuando son utilizadas en ambientes demasiado húmedos, por lo tanto debemos tener presente no usarlas en aquellos baños que no cuenten con la ventilación adecuada.

Deben ser encendidas a consciencia, ya que las mismas tienen una determinada cantidad de horas de uso, y encenderlas y apagarlas constantemente puede reducir su vida útil.

Por otro lado no deben ser utilizadas en dispositivos que no han sido realizados para las mismas, ya que  por ejemplo los detectores de movimiento con bombillas de bajo consumo, pueden dañar el equipo, o los adaptadores para luces de neón, que dada la baja corriente que pasa pueden ocasionar  parpadeos constantes y terminar por deteriorar la bombilla antes de tiempo.

También es importante tener en cuenta para ahorrar energía, donde se van a colocar las bombillas de bajo consumo. Si se trata de iluminar estancias dedicadas al descanso y a la relajación, lo ideal es elegirlas de luz cálida; por el contrario, si se necesitan para iluminar estancias para trabajar, las bombillas ideales son las que proporcionan luz fría.