Elegir las cortinas según el tipo de ventana

Cortinas para espacios con poca luz

Entre las preguntas que debemos plantearnos al elegir una buena cortina encontraremos algunas para definir su funcionalidad, como cuanta privacidad es la que queremos, cuanta claridad necesitamos, si deseamos oscurecer el ambiente, o dependiendo del tipo de ventana que tenemos.

Consejos para escoger las cortinas adecuadas

Se hace esencial, considerar que tipo de ambiente y a que estará destinado, como si es una zona de trabajo, una de recreación, el cuarto de baño, la cocina o la sala de estar.

Acorde a esto elegiremos su textura y su transparencia, sobre los factores de orientación de la ventana, y el tipo o tamaño que las mismas poseen ya que el tipo de aberturas es fundamental para saber que tipo de cortinado debemos aplicar y cual es la mejor que se adapte según su sistema.

Cortinas para ventanas rectangulares

En lo que hace al resto hay que destacar luego el espacio que nos queda libre, para recoger la cortina, su instalación y seleccionar la tela y el género adecuado dependiendo de la necesidad lumínica  y la protección solar que necesitemos.

Una balconera es la clásica ventana de piso antiguo con dos puertas batientes. Son preciosas, pero difíciles de vestir. La opción más decorativa son dos caídas de cortina, ya sea con una barra o con un riel.

Las ventanas grandes corredizas son las más fáciles de vestir. Aquí, no hay problema. Desde las cortinas tradicionales hasta los estores, ya sean plegables o paqueto. Estos últimos al no tener varillas tienen un aspecto más informal. Si la prioridad al elegir las cortinas es la comodidad lo mejor son los screens.

Las ventanas cuadradas suelen ser las clásicas ventanas de los dormitorios, el baño o la cocina. Ya sea cuadrada o rectangular, son aconsejables dos tipos de cortina: la tradicional si se quiere dar un aire más elegante, o el estor paqueto para las habitaciones infantiles o para dar un toque más informal.

Cortinas para el dormitorio

Una solución para cada problema

Mucho sol. Es perfecto en invierno, pero en verano el calor que entra en casa puede ser molesto. Elige un screen enrollable: tamiza los rayos del sol y deja ver el exterior.

Poca luz. Lo mejor son dos caídas de una tela tipo visillo muy vaporosa y de tonos claros para que no tiña la luz. Si, además,es de trama abierta, dejará pasar más la luz.

Dormir a oscuras. Si te molesta mucho la luz, lo mejor es un screen o una cortina de oscurecimiento. Al ser opacos no dejan pasar la claridad y garantizan el descanso.