Consejos para planificar la cocina

Cómo planificar la cocina

Al momento de realizar una cocina, la planificación es fundamental, sobre todo la elección de materiales y la distribución de la misma, la ubicación de la luz, y el mobiliario, para poder conseguir un ambiente limpio, despejado y acogedor.

A la hora de proyectar tu cocina debes tener en cuenta el espacio del que dispones, la ergonomía y la funcionalidad. Con una buena organización inicial, podrás trabajar cómodamente y reducir los desplazamientos innecesarios.

Cómo planificar la cocina

Mide bien el espacio del que dispones y explica al profesional la disposición del mismo para que pueda aconsejarte acerca del sistema más apropiado a tus necesidades: cocina con isleta, con península, en bloques, en forma de “C” o de “U”,“ L” o incluso lineal. A partir de ahí, puedes empezar a proyectar tu cocina.

Ten en cuenta que una buena organización de los espacios te permitirá aplicar las tres reglas básicas. Para ello, debes unir la zona de almacenamiento (despensa, nevera), la zona de aguas (fregadero, lavavajillas) y la zona de cocción en una misma área.

En la planificación de la cocina ideal, las tres zonas deben intercalarse con encimeras. De esta forma, evitarás los desplazamientos innecesarios y lo tendrás todo a mano para que el trabajo te resulte más agradable.

Cómo planificar la  cocina

El siguiente paso será determinar la correcta disposición y la elección de los módulos de almacenamiento. Antes que nada tendrás que elegir entre mobiliario suspendido o con zócalo.

Mide bien las distancias a la hora de planificar la cocina, sobre todo en lo referente a la colocación de los muebles y electrodomésticos, teniendo en cuenta las aperturas de las puertas y cajones, así como las operaciones de llenado y vaciado del lavavajillas.

Si dejas poco espacio para realizar estas acciones, tendrás que adoptar posturas incómodas que, a la larga, terminan pasando factura. Con respecto a los módulos bajos, apuesta por los que incorporan gavetas de extracción total, de forma que todo el contenido del mueble esté a la vista y sea más accesible.

Eficiencia energética e iluminación

Por último, debes tener en cuenta dos aspectos importantes: la iluminación y la eficiencia energética. Con respecto al primero, debes proyectar correctamente el alumbrado de todas las áreas de la cocina, con luminarias que reduzcan el contraste entre luz y sombra.

Por su parte, la mejor opción para contribuir a la eficiencia energética en tu cocina es optar por el gas, ya que es un recurso más económico que la electricidad. Notarás el ahorro en tu factura.