Jugar con el bebé para ayudar con su desarrollo

Las diferentes actividades que hacen que tus hijos entre dos y cuatro años se muevan mucho, como son los diferentes juegos físicos, hacen que tengan un buen desarrollo físico. Las habilidades motoras gruesas son las que se desarrollan más rápido y por esto es que los chicos de estas edades corren, saltan y se mueven más tiempo que aquel en que están sentados haciendo dibujos o manipulando cosas pequeñas, que desarrolla las habilidades motoras finas, pero hay que invertir tiempo en las dos cosas.

Por ejemplo, puedes hacer que juegue al aire libre, como en la caja de arena, poniéndole juguetes pequeños que lo inviten a que los manipule. Después puedes poner distintos obstáculos por todo el espacio, como pequeños taburetes, cojines y juguetes, para que tu hijo los pueda manipular todos, al tiempo que corre, salta y se sube en diferentes cosas, para que sus habilidades se pongan en práctica.

Otra buena recomendación es que le pongas a tu hijo diferentes clases de música y hasta puedes hacer que toque algunos instrumentos musicales de fácil manipulación que hacen que desarrolle también su desarrollo físico. Baila un poco con tu hijo al ritmo de la música, mientras haces que haga formas diferentes como de tetera. Y si después quieres, haz que haga diferentes movimientos con sus manos, para que vaya desarrollando su motricidad fina.

Dile a tu hijo que te ayude a lavar el auto, la bicicleta y hasta el perro, porque cualquier actividad que involucre movimiento y agua, es lo más divertido para los niños pequeños. Allí mismo puedes hacer bombas de jabón y hacer que tu hijo las atrape. Otra buena actividad y muy divertida es que hacer títeres o marionetas y hacer que juegue con ellas en una mesa haciendo una presentación para otros miembros de la familia.