Temperatura basal y ovulación

Tu temperatura corporal basal es la más baja en un periodo de veinticuatro horas y es importante para muchas mujeres que quieren saber si están ovulando para poder concebir más fácilmente. El mejor momento para que te la tomes es cuando recién te levantas en las horas de la mañana, antes de que salgas de tu cama y hagas cualquier otra cosa, porque eso podría afectar el resultado.

Sólo tienes que ponerte el termómetro basal en tu boca, que es una clase de termómetro que te muestra hasta los más mínimos cambios en la temperatura que los normales no pueden mostrarte. Es muy importante que intentes levantarte todos los días a la misma hora a tomarte la temperatura, así conocerás los cambios. Esta clase de aparatos los venden en farmacias y supermercados y vienen con un cuadro en blanco para que pongas la temperatura de todos los días.

Antes de la ovulación tu temperatura basal posiblemente vaya entre los 36.2 y los 36.5 grados centígrados, pero unos dos o tres días después de la ovulación, los cambios hormonales hacen que esa temperatura suba un grado o más, lo que durará hasta tu siguiente periodo. En algunos días tu temperatura puede subir, pero a no ser que se mantenga estable, posiblemente no has ovulado. Y si quedas en embarazo esta elevación en tu temperatura se mantendrá durante todo el embarazo.

Claro que este cuadro sólo te dirá cuando ya hayas ovulado, por lo que los primeros meses que te tomes la temperatura podrían no tener los resultados que quieres. Pero después de los primeros meses podrás ver el patrón de tu ciclo, lo que te permitirá predecir la ovulación en el próximo mes y así los mejores días para tener relaciones si quieres quedar en embarazo. Y estos cuadros también pueden ser de ayuda en casos de infertilidad, porque si ciertas partes de tu ciclo son más cortas, podrías tener un desequilibrio hormonal.