Falta de sueño en padres primerizos

Sin duda cuando tienes un nuevo bebé una de las cosas que más extrañas son esas preciosas horas de sueño que solías tener con anterioridad. Y es que la falta de sueño de los padres se convierte en casi una constante de los padres de bebés pequeños, porque es difícil hacer todo lo que se tiene que hacer, además de cuidar de un niño pequeño y poder dormir fácilmente. Por eso te doy algunos consejos a la hora de tu propio sueño.

El primer consejo es que ambos padres del bebé comprendan que todo es un asunto compartido, incluso las horas de sueño. Así que un buen truco es que las madres saquen su leche temprano en la noche y se vayan a dormir y el padre le brinda de comer al bebé lo más tarde posible, claro cuando tu hijo ya está acostumbrado a beber del biberón. Eso hará que puedas dormir lo suficiente y su pareja también.

Recuerda también el mantenerte con una buena alimentación para que el cansancio no te venza tan rápidamente. Cada vez que te levantes en las noches a atender a tu bebé consume algo que te de mucha energía como un poco de pan con mantequilla de maní, un poco de yogurt o un vaso de leche desnatada. Verás cómo este simple consejo hará que te levante al otro día sintiéndote un poco mejor y con más ánimo.

Otro consejo para aplicar con la ayuda de tu pareja es tener habitaciones diferentes y hacer turnos. Así un día tú duermes plácida y completamente en una habitación mientras que tu hijo y tu pareja lo hacen en la otra, así no sufres de las interrupciones propias de levantarse a darle de comer y a cambiarlo, pudiendo descansar muy bien. Y a la siguiente noche es tu turno para que tu pareja también pueda descansar.