Diferentes tipos de herpes que atacan a los niños

No todos los herpes que atacan a los niños son iguales, pero en su mayoría que quedan dormidos hasta que bajan las defensas del pequeño y pueden volver a atacarlos más adelante como es el caso de la varicela, o una gingivoestomatitis, por eso hay que consultar con el médico la primera vez que aparecen para tratarlos sobre todo para evitar infecciones y próximas reapariciones.

El herpes simple, ataca labios, boca y nariz, aparecen ampollas pequeñas un poco enrojecidas y a los dos o tres días aparecen costras, sus síntomas suelen ser algo dolorosos, queman y pican bastante, se recomienda no enviar al niño al jardín o la escuela para evitar contagios masivos, puede volver a aparecer cuando el niño tenga las defensas bajas.

El herpes Zóster, es que el causa la varicela, se manifiesta con racimos de ampollas pequeñas que se van extendiendo, son bastante molestas ya que duelen antes y después de su aparición, se cura en 2 o 3 semanas, y por lo general se la trata con analgésicos para calmar los malestares y algún antivírico, no debe asistir a la escuela y tampoco exponerse al sol para evitar que queden marcas.

El herpes circinado, es un hongo dermatofito, suele aparecer en la cara, el tronco, el cuello y en las extremidades del niño, se manifiesta con lesiones rojas en forma de anillo que crece como una mancha de aceite el borde suele ser elevado y luego el centro del mismo se descama, lleva entre 4 a 8 semanas su tratamiento, y se recomienda por el médico un antimicótico oral y en pomada, hay que ser muy cuidadoso con la higiene ya que se propaga fácilmente por el resto del cuerpo, además es fácil de ser atacado por bacterias e infectarse.