Niños de 11 meses y el biberón

Suele ser muy habitual que los niños hacia los once meses se despierte varias veces a lo largo de toda la noche, pero siempre hay que prestar atención, para poder formarlo y enseñarle desde pequeño que esa es la hora de dormir.

Si nunca antes se despertaba y comienza a despertarse cada dos horas, es conveniente consultar con el pediatra, para descartar que esté incubando alguna enfermedad o sufre de alguna molestia que no le permite descansar como lo hacía antes.

Las madres lo primero que pensamos es que el pequeño tiene hambre, pero a ésta edad ya no es necesario que se alimenten de madrugada, ni mucho menos debe convertirse el alimento y el biberón en chupete de consuelo para que vuelva a conciliar el sueño.

Aunque resulta muy natural que el niño para volver a dormirse necesite de la tetina, no es correcto dársela cada vez que cambia los ciclos de sueño para volver a dormir. Lo recomendable es darle el último biberón antes de llevarlo a su cuna para evitar que se duerma con ella en la boca e ir reduciendo la cantidad de leche que consume en las madrugadas poco a poco para eliminar por completo los biberones nocturnos y que al año se acostumbre a dormir toda la noche.