Síntomas que determinan el sonambulismo en un niño

Por lo general el niño que padece de sonambulismo, parece despertarse y sentarse sobre su cama, y realizar movimientos extraños, como tocarse la ropa, restregarse los ojos, y luego se levanta y camina de forma muy torpe dirigiéndose a la cocina o el baño, con su mirada perdida y ausente.

Casi siempre este tipo de situación se produce en la primera mitad de la noche, en la fase que se llama sueño profundo, lo que hace difícil poder despertar al niño, y de poder despertarlo es probable que no se de cuenta de lo que está sucediendo y se comporte extraño y desorientado.

Es muy importante tratar de llevarlo nuevamente a la cama sin despertarlo, para no exaltarlo demasiado, y entre otras manifestaciones muy comunes en el sonambulismo infantil, encontraremos las siguientes:

  • El niño tiene los ojos abiertos durante el sueño.
  • Posee una expresión en su rostro ausente.
  • Camina mientras está dormido.
  • No recuerda absolutamente nada de lo sucedido una vez que se despierta.
  • En el momento de despertarse muestra confusión y desorientación.
  • Grita, muchas veces y habla sin coherencia sin propósito alguno y en un lenguaje incomprensible.
  • Suele reaccionar muy violento con la persona que intenta despertarlo.

Por lo tanto es necesario que si notamos algunos de estos síntomas realicemos la consulta pertinente con el pediatra del niño, que sabrá como guiarnos para poder ayudarlo, el descanso y las horas de sueño son muy importantes para el correcto desarollo de nuestros hijos, y debemos tenerlo siempre presente.