Cómo prevenir defectos en los pies de los niños

Muchas veces puede ocurrir que durante su etapa de desarrollo, los pies de los niños estén ligeramente orientados hacia afuera o hacia adentro. Este tipo de condiciones puede traer ligeros o serios problemas a la hora de caminar de los pequeños, por ello los padres deben ser los primeros observadores y los primeros en brindarles el apoyo necesario.

Los padres deben dejar experimentar a los pequeños, dejarlos correr, jugar y pasear aunque sus pies estén ligeramente defectuosos para así poder determinar cual es el problema, solo así podrán comunicarse con el especialista y comentarle las dificultades del menor.

Problemas mas comunes en los pies de los pequeños

  • Si el problema es que tropieza demasiado y cae con mucha mayor frecuencia, el médico especialista debe recomendar los zapatos de «horma recta«, que hacen mas fácil la rotación externa de las piernas.
  • Ahora si el problemas es lo contrario y el niño tiene el talón orientado hacia afuera o llamado «Talón vago» y el arco del pie es plano, se puede utilizar una plantilla que brinde mas apoyo. Esta se coloca dentro del zapato y ayuda a que el pie encuentre las forma correcta. Esta plantilla no va a curar el pie plano pero, permite un desarrollo fisiológico normal de las articulaciones y huesos, que en el niño aun son mas fáciles de corregir.

Pero también es importante elegir el calzado adecuado para el pequeño desde cuando empiece a usarlo. Cuando aun no se para, ni da sus primeros pasos, el calzado puede ser muy suave y el padre o la madre puede dejarse llevar solo por sus lindos decorados.

Recomendaciones a la hora de comprar el primer calzado

Cuando ya están en edad de caminar se les debe calzar con zapatos de aprendizaje, estos deben ser leves, hipoalergenicos y elaborados con telas suaves, la planta debe ser con forma y la base antideslizante. En esta etapa el calzado debe ofrecer seguridad, adherencia y agarre.
Una vez que ya camina, el zapato debe contar con buena aireación, plantas gruesas y antideslizantes y tener peso moderado. Debe ser un zapato que le permita moverse con libertad y elaborados con materiales naturales como cuero, forro y capellada. El contrafuerte debe ser mejor para brindar estabilidad y firmeza a los pies del bebé.

Es importante que el pequeño siempre se sienta cómodo y seguro.