Recomendaciones para elegir un buen sujetador para amamantar

La lactancia materna es un acto de amor que permite establecer un vínculo entre madres y niños, desde el primer momento de la vida. Algunas mujeres y algunos bebés por diversas razones no pueden disfrutar de este momento único.

Sin embargo, y aunque muchas de las causas se determinan al momento del parto (alguna dificultad del bebé para succionar, alguna infección mamaria, un nacimiento prematuro, etc) es posible tener en cuenta ciertas recomendaciones durante los meses del embarazo, con el objetivo de llegar a ese esperado momento en las mejores condiciones y con los mejores instrumentos.

El cuidado de los pechos durante la lactancia es muy importante para que no sufran heridas que obliguen a abandonar la práctica. En este caso el uso de un buen sujetador es vital para su cuidado.

Por eso es necesario tener en cuenta algunos aspectos a la hora de comprar el primer par de sujetador que formaran parte del bolso con el que ingresaremos al hospital:

  • Como consecuencia del crecimiento de las glándulas mamarias, es preferible comprar  tallas mayores a las que se utilizaba de manera habitual. De esta manera nos aseguraremos de no comprimir la zona.
  • Elige los que tengan tirantes anchos. Esto nos ofrecerá un buen soporte, evitando las irritaciones de la parte de los hombros.
  • Evita aquellos sujetadores que contengan aros metálicos o push ups, ya que pueden dañar los pechos, provocar la aparición de estrías y generar congestión mamaria.
  • Prioriza aquellos que han sido confeccionados con algodón y que posean pocas costuras. Muchos de los materiales sintéticos pueden causar irritaciones en la piel como consecuencia de la fricción.

Recuerda, que es preferible contar con pocos, pero de buena calidad que contengan un refuerzo de doble tela en la parte inferior,  para lograr un buen apoyo.