Estrés o depresión en el embarazo puede afectar al feto

Una mujer que sufre de depresión durante su embarazo piensa que las únicas cosas que pueden afectar a su bebé son aquellas que ingiere o a las que está expuesta de alguna u otra forma. Sin embargo, varios expertos indican que cuando estás deprimida o demasiado estresada durante esta época de tu vida, tu cuerpo genera algunos químicos que pueden ser igualmente dañinos, como la hormona cortisona.

Los estudios indican que hay una tasa mayor de abortos espontáneos durante el primer trimestre en mujeres que están estresadas al extremo. Y es que es el estrés de las madres también pueden afectar la forma en la que su hijo asume esos mismos sentimientos cuando ya nace, por lo que los expertos aseguran que los hijos de estas mujeres tienden más a sentir el estrés.

Además, ya sabrás que la genética juega un papel trascendental en el desarrollo de tu bebé, pero también el ambiente en el que crece. Y si un niño crece en una familia que lo apoya y le demuestra su amor a cada momento, marca la diferencia con otro que no lo haga. Los niños continúan desarrollando sus cerebros después de que han nacido y pueden aprender comportamientos que compensan lo que vivieron en el útero.

Si tienes una depresión muy fuerte, no desestimes la ayuda que te pueden prestar los expertos, para que puedas reducir los riesgos en los que puedes poner a tu hijo. Y contrariamente a lo que muchas mujeres piensan, el tratamiento es menos peligroso para tu bebé que la enfermedad, así que no le temas a consumir medicamentos que te ayuden a controlar esta condición para que tanto tu como tu bebé tengan un buen embarazo.