Cambios para que tu hijo no sufra de gases

Diferentes cosas en el estilo de vida de tus niños puede hacer que se le acumulen gases en su tracto intestinal lo que puede hacer que sufra de algunos dolores en la parte abdominal o simplemente sientan incomodidad en esa misma parte, lo que hace que no estén suficientemente cómodos a la hora de jugar y simplemente a la hora de dormir. Hay algunos cambios que puedes hacer para que tu hijo no sufra estos problemas.

Así como nos sucede a los adultos, existen ciertas comidas que producen una mayor cantidad de gases que se acumulan y causan dolores. Algunas de ellas son los vegetales como el coliflor, los fríjoles y el brócoli. Es muy bueno que tu hijo prefiera esta clase de comidas a otras menos saludable, pero debes asegurarte de no darle de estos vegetales en el mismo día y en diferentes comidas.

El zumo de frutas es una buena forma de que tu hijo consuma algunos nutrientes durante el día, pero si bebe más de un vaso al día esto le puede causar problemas de gases. Algunos niños tienen dificultades para digerir la fructosa y la sacarosa presente en estos zumos por lo que puede causar una mayor producción de gases y hasta diarrea. Es por esto que los niños de menos de tres años no deben beber más de cuatro onzas de zumo al día.

El exceso de gases también se puede deber a un consumo inadecuado de agua y aunque esto no eliminará el problema, si puede ayudar a mejorar problemas como el estreñimiento, que también puede estar causando esa incomodidad abdominal en tu hijo. Te debes asegurar de que tu niño beba varios vasos de agua al día, así como otros líquidos como la leche y los zumos naturales.