Consejos para evitar que se deforme la cabecita del bebé

Hemos hablado en otra oportunidad de la cabeza del bebé, y de lo importante que es su cuidado sobre todo cuando es recién nacido, ya que sus huesos aún son blandos, para facilitar el nacimiento y su salida del vientre materno mediante el canal del parto.

Lo cierto es que la cabecita con el tiempo si no se la cuida y se lo coloca siempre en la misma posición puede llegar a achatarse y deformarse. Si bien no es nada perjudicial, es mejor tener ciertas precauciones.

Lo ideal es que el pequeño no permanezca mucho tiempo siempre en la misma posición, por eso es conveniente colocarlo boca arriba para dormir, y boca abajo cuando está despierto, ésto no solamente nos ayuda a prevenir algún tipo de deformación y que su cabeza se achate de un lado, sino que al mismo tiempo lo estimula y le da la oportunidad de ejercitarse, poniendo en movimiento los músculos de la espalda, el cuello y sus brazos.

Si notamos que nuestro bebé siempre quiere dormirse en la misma posición y con su cabeza hacia el mismo lado, un truco muy beneficioso es por unos días acostarlo en el otro extremo de la cuna, o sea donde generalmente coloca sus pies, y de esa forma al intentar visualizar las imágenes que lo llevan a su descanso girará la cabeza hacia el otro lado.