Tercer trimestre, controles de salud para la madre y el bebé

Si bien durante el curso del embarazo los controles se realizaban una vez al mes, a partir de la semana 34 generalmente el obstetra sugiere visitas cada 15 días para realizar dichos controles, según las condiciones del embarazo

Allí se solicita el último análisis de sangre donde se analiza si la futura madre no es portadora de estreptococo B, y de detectarse dicha bacteria se administra antibiótico intravenoso para prevenir el contagio con el futuro bebé.

Cada vez que la madre asiste a la consulta se le realiza un control abdominal donde se vigila el crecimiento del pequeño y su posición, en muchas ocasiones se realizan estudios internos para saber como se encuentra el útero materno y el cuello uterino que se hace más delgado y comienza a borrarse o abrirse para el próximo nacimiento.

También se lleva a cabo a última ecografía para observar el crecimiento y condiciones en general que se encuentra el bebé y su salud.

Dado que las probabilidades de que el bebé nazca en cualquier momento llegado al tercer trimestre se sugieren controles cada 15 días o cada semana antes de la fecha probable de parto, aunque si llegada la semana 40 aún el bebé no ha nacido, el obstetra será el encargado de inducirlo para que no sobrepase la fecha indicada.