Beneficios y contraindicaciones del yoga prenatal

Como todos sabemos el yoga es una disciplina oriental de origen indio mediante la cual se intenta trabajar todo el organismo, cuerpo, mente y espíritu a través de la combinación de posturas que reciben el nombre de «Asanas» e implementando técnicas de respiración, relajación y ejercicios de meditación.

Durante el embarazo, ésta práctica puede realizarse a partir del primer mes, ya que posee altos beneficios relajantes para la futura mamá y la prepara mentalmente, para el momento tan deseado de la llegada de su bebé al mundo, favoreciendo desde entonces el vínculo entre ambos.

Por otro lado físicamente el yoga prenatal, mejora la forma general fortaleciendo el suelo pélvico, ayudando a prevenir dolores de espalda, y reduciendo el cansancio típico de la futura mamá durante el embarazo. Por otro lado mejora la circulación sanguínea, y ayuda a eliminar la retención de líquidos, favoreciendo así el retorno endovenoso, y previniendo edemas e hinchazón en las extremidades. El trabajo de la respiración permite a la futura mamá que se prepare para empujar adecuadamente en el momento del parto.

En tanto a las contraindicaciones, hay que destacar que algunas posturas pueden resultar peligrosas tanto para la futura mamá como para el bebé que se está gestando por eso, es una práctica que debe realizarse siempre bajo supervisión de un instructor, o de un profesional idóneo.