Cuidados del cordón umbilical

Cuidados del cordón umbilical

El cordón umbilical mantuvo a nuestro bebé unido a nosotras mientras se mantenía  en el vientre, y por dónde le pasamos gran parte de los alimentos,  una vez que el bebé nace debemos tener ciertos cuidados para que cicatrice correctamente y evitar así complicaciones.

Consejos a tener en cuenta para el cordón umbilical

Para ello deberá mantenerlo limpio y seco hasta que se desprenda, esto puede realizarlo con un algodón húmedo en alcohol (escurrido), para así poder limpiar algunas sustancias pegajosas que se forman alrededor del mismo. Exponer el ombligo al aire, hará que se vaya secando y cicatrizando rápidamente.

Al cambiar los pañales de su hijo, dóblelos y colóquelos debajo del ombligo de manera tal que evitemos que la orina tome contacto y lo moje, es posible que los primeros días encuentre varias gotas de sangre, cuando el cordón umbilical se desprenda, o esté a punto de hacerlo. No debe preocuparse porque es totalmente normal.

El cordón umbilical puede llegar a infectarse, si detectara alguno de estos síntomas no dude en acudir al pediatra rápidamente.

  • Pus en la base del cordón.
  • Piel enrojecida en la base del cordón.
  • Llanto cuando toca la zona al cordón o la piel adyacente( si su hijo llora cuando le coloca alcohol, es normal, ya que esta frío, pero si lo hace cuando lo toca con el dedo, no lo es).

Complicaciones del cordón umbilical para tener en cuenta:

  • Granuloma umbilical: Algunas veces después que el cordón se haya desprendido, el área adyacente sigue estando húmeda y se inflama ligeramente. Esto recibe el nombre de granuloma umbilical, si es de tamaño pequeño el pediatra lo ira curando con una sustancia llamada nitrato de plata, pero en caso de no ser efectivo y siguiera aumentando su tamaño, lo extirpará quirúrgicamente. Se trata de una intervención muy sencilla que no requiere hospitalización ni anestesia.
  • Hernia umbilical: Si el ombligo de nuestro bebé se proyecta hacia afuera cuando llora, es posible que tenga una hernia umbilical, se trata de un pequeño agujero en los músculos de la pared abdominal que permite que el tejido sobresalga cuando se ejerce una presión en el interior del abdomen. No es nada grave y suele curarse durante los 12 a 18 primeros meses de vida del niño. En caso importantes requiere cerrarse quirúrgicamente.

Recuerde siempre que ante cualquier duda debe consultar con el pediatra cuáles son los procedimientos a seguir.