Perder peso cuando se está lactando

Hacer dieta para perder peso y tonificar el cuerpo durante la lactancia está bien, pero se debe hacer de una forma lenta. Durante esta época puedes perder peso gradualmente, es decir entre medio y un kilo por semana, al combinar una dieta saludable y baja en grasas con ejercicios moderados, nunca debes forzar mucho tu cuerpo porque aún no está preparado.

Además perder peso rápidamente podría poner en peligro a tu bebé, porque en ese proceso se liberan toxinas, que normalmente se encuentran almacenadas en la grasa corporal, en la corriente sanguínea, incrementando la cantidad de estos agentes contaminantes que llegan a tu leche materna. Así que si estás perdiendo más de un kilo a la semana después de las primeras seis semanas, necesitas empezar a tomar más calorías.

Y si crees que debes destetar a tu bebé para perder peso es mejor que lo pienses dos veces porque la lactancia ayuda reducir drásticamente los depósitos de grasa que se formaron durante el embarazo para prepararte para la lactancia. Es por esto que algunas de las madres recientes se dan cuenta que todo el peso que ganaron se va perdiendo rápidamente mientras están amamantando a su bebé.

De cualquier manera, debes tener en cuenta que toma entre diez meses y un año el regresar al peso que tenías antes del embarazo. Y ni siquiera llegues a pensar en que vas a perder peso antes de por lo menos la sexta semana después del nacimiento de tu bebé. Limitar la comida que consumes en las primeras semanas de lactancia podría reducir la cantidad de leche que produces.