Zapatos que lastiman nuestros pies

Zapatos incomodos

Los zapatos son un elemento esencial de nuestra vida diaria y no sólo porque nos pueden dar un toque muy femenino y especial que complementa nuestra apariencia y nos hace sentir segura, sino que es algo que nos ponemos para proteger nuestros pies, para caminar adecuadamente y para mantener nuestra buena postura corporal.

Y es por eso precisamente que debemos comprar zapatos que sean buenos para nuestros pies y que nos hagan sentir mal. Algunas características que debes evitar en tus zapatos para que esa parte de tu cuerpo no sufra a continuación.

A pesar de lo que las creencias populares digan y de lo que podamos pensar que es bueno, los zapatos planos no le hacen mucho bien a nuestros pies. Y entre ellos se incluyen las bailarinas que están tan de moda en los últimos años y las sandalias que son totalmente planas. Y todo se debe a que estos modelos no ofrecen soporte en el arco del pie, así que te recomiendo ponerte zapatos que tengan un tacón de por lo menos medio centímetro.

Pero como en todo, todos los extremos son malos y así como los zapatos planos no son buenos para nuestros pies, tampoco lo son aquellos que tienen un tacón extremadamente alto. Los zapatos con tacones de más de siete centímetros son muy malos y dolorosos para nuestros pies, porque hace que le apliquemos una presión excesiva a la parte redonda que está bajo los dedos. Y si debes o te mueres por ponerte unos zapatos así de altos, es mejor que sea por algunas pocas horas al día.

Y por último, te recomiendo no comprar zapatos que tengan una suela muy rígida que no se doble cuando caminamos y aquellos que tienen gruesas plataformas. Esto se debe a que el pie naturalmente se dobla en la parte redonda que tenemos bajo los dedos y con esta clase de zapatos ese movimiento no se puede hacer, lo que causa daño y dolor en esa parte del pie y no nos deja caminar libremente.

Foto: Gracias a Ingorrr