No hay que temerle a todas las grasas

carnes barbacoa

No debemos tenerle miedo a todas las grasas. Aquellas grasas que no son saturadas de los aceites vegetales, de las nueces, de los aguacates y del pescado mejoran la sensibilidad a la insulina y reducen los lípidos en la sangre, lo que significa que ayudan a tener un menor riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes y accidentes cerebro vasculares.

Estas grasas saludables son las que hacen que el estilo de dieta mediterráneo, que consiste principalmente de vegetales, nueces, frijoles, aceite de oliva y pescado; sea superior. La facultad de salud pública de la  Universidad de Harvard y la facultad de medicina de la Universidad de Atenas han descubierto que esa clase de dieta reduce el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca y cáncer hasta en un veinticinco por ciento.

Además un reciente estudio realizado por la facultad de medicina de la Universidad de Columbia ha reportado que esa clase de dieta también puede reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer hasta en un cuarenta por ciento.

Comer salmón y otros pescados que tengan los ácidos grasos omega 3 entre dos y cuatro veces a la semana, así como una pequeña porción de nueces al día, pueden reducir el riesgo de problemas cardíacos en un treinta por ciento y reducir nuestro colesterol malo también. Además otra evidencia sugiere que los ácidos omega 3 también tienen efectos positivos físicos, como evitar las arrugas.

Foto: Allerina & Glen MacLarty