Métodos de anticoncepción hormonal

anticonceptivos

Actualmente, la anticoncepción hormonal va más allá de la tradicional píldora. Incluso ésta, que solía causar indeseables efectos secundarios, ha sido mejorada al punto de prevenir ciertas afecciones y no causar grandes alteraciones en la dinámica corporal.

Novedades de la píldora

Cuando las píldoras anticonceptivas fueron lanzadas al mercado, el suceso despertó la liberación femenina, pero también los efectos secundarios menos deseados entre quienes las usaban.

Desde ese entonces eran comunes los casos de mujeres con sangrados anormales, aumento de peso, tensión mamaria, entre otros síntomas.

Hoy en día se sabe que, lejos de provocar el cáncer, la píldora podría tener cierto efecto preventivo sobre éste en el aparato reproductivo. Adicionalmente, los efectos secundarios se han llevado al mínimo, presentándose en menos del 1% de quienes utilizan este método.

Incluso, hay laboratorios que afirman tener en su línea de productos anticoncepción oral que reporta beneficios al organismo femenino. Más allá de disminuir los efectos secundarios, aseguran que sus píldoras mejoran la condición de cabello y piel, disminuyen el acné y hacen desaparecer el síndrome premenstrual.

Otros métodos hormonales

La anticoncepción moderna se ha enfocado en reducir la regularidad de las dosis conservando la efectividad. Esto debido a la facilidad de olvidar una píldora de toma diaria.

Algunos de los métodos hormonales alternativos a la píldora son:

Inyecciones: contienen las mismas hormonas de la píldora, pero se aplican cada uno, dos o tres meses dependiendo de la marca y la dosis administrada.

Implantes: se coloca bajo la piel del brazo, en su cara interna, una cápsula flexible con contenido hormonal, el cual es liberado en dosis sostenidas a lo largo del tiempo. Dura entre tres y cinco años.

Parches: se adhieren a la piel en una zona discreta y duran una semana. Se colocan tres al mes y se toma  una semana de descanso para el sangrado menstrual.

Anillos vaginales: este anillo se coloca en el fondo de la vagina el tercer día del ciclo menstrual y libera hormonas hasta el día 24, cuando debe retirarse para la semana de descanso.

La elección del anticonceptivo dependerá de las indicaciones del médico, resultados de los exámenes que éste considere pertinente realizar y, por supuesto, la comodidad de la paciente.

Foto: Angie Rodríguez