Malestares óseos en las personas de tercera edad

Las personas de la tercera edad son las que más padecen este tipo de malestares, sobre todo porque los años hacen que se pierda masa ósea, y las articulaciones muchas veces se resientan.

La cadera es muy sensible en esta época de la vida, y es una articulación donde se unen los huesos del muslo con el de la pelvis, donde esta articulación, que recibe el nombre de bola y cavidad, dado que en sus extremos está formada la bola de hueso que recibe el nombre de fémur, se mueve libremente dentro de esta cavidad, situada justamente en la pelvis.

Por lo general las caderas son muy estables, pero los pacientes que recurren con dolor en ellas, por lo general, llegan con un intenso dolor en la zona de la ingle, en la cadera lateral, en el muslo o en la nalga.

Los especialistas en este tipo de patologías estudian detenidamente para corroborar cual es el origen de la misma y examinan la columna sobre todo la parte lumbar, y las articulaciones que están debajo de las rodillas, así como también las caderas en su totalidad.

Muchas de las afecciones que suelen provocar este tipo de malestares son distensiones, bursitis, dislocaciones, tendinitis, la temida fractura de cadera, y fracturas por estrés en el cuello femoral o la pelvis. Que en algunos caso pueden conducir  a lesiones  y problemas bastante más graves, que son las causantes de este tipo de dolores.

La osteoporosis sobre todo en las mujeres provoca un debilitamiento de los huesos, es por eso que siempre se recomienda su prevención, de esta manera estamos colaborando con la prevención de muchos malestares óseos, que no se alivian con la terapias convencionales, como el reposo, fisioterapia, y terminan con el reemplazo de los huesos de la cadera y una inevitable intervención quirúrgica.