Secretos para una piel de seda

piel

Toda mujer desea tener una piel suave como el terciopelo. Para lograrlo, no hay que gastar grandes sumas en spas o centros estéticos. Aunque éstos también funcionan a la perfección, la piel perfecta también puede lograrse en casa.

  • Agua, mucha agua

La mayoría de las mujeres no beben toda el agua que su cuerpo necesita. Esto provoca piel reseca e incluso puede llegar a arrugarla.

Debes beber al menos dos litros de agua al día. Si te cuesta recordarlo, ten a la mano varias botellas de agua de medio litro para refrescarte, y si no te gusta mucho, opta por jugos naturales para cubrir las cuotas diarias de líquido.

  • Cuidado con la ducha

Aunque suene contradictorio, debes beber mucha agua pero no bañarte por horas. El exceso de agua en la piel tiende a resecarla, debido al ph de la misma.

Cuando te duches, hazlo sólo por el tiempo necesario. Utiliza jabones líquidos, que resecan menos que las pastillas, y aplícalo con un estropajo para eliminar las células muertas de la piel. Es como una micro exfoliación diaria.

  • No olvides las lociones

Para el rostro y para el cuerpo, las lociones son indispensables.

Cuando apliques lociones corporales debes tener especial empeño en zonas como codos, rodillas y pies, que tienden a resecarse con facilidad. Aplica una buena cantidad en estas zonas y realiza masajes por unos minutos. Así potencias la absorción de los nutrientes.

En el rostro, utiliza una hidratación acorde a tu edad, tipo de piel y aparición de líneas de expresión.

Nunca olvides tus labios. Las barras de cacao son perfectas para hidratar labios resecos por el clima. Complementa este cuidado eligiendo labiales hidratantes.

  • Trucos caseros

Si quieres consentirte en casa, hay secretos naturales que te ayudarán a conseguir la codiciada piel perfecta.

La avena es un exfoliante natural perfecto. Mezcla avena en hojuelas con un poco de miel, masajéala en la piel y déjala actuar por unos minutos. Los resultados son inmediatos.

También puedes preparar una mascarilla a base de azúcar, unas gotitas de limón y aceite de oliva. Aplícala preferiblemente por las noches, ya que un mínimo residuo de limón podría causar manchas solares.

Por las noches, aplica aceite de almendras en las zonas más resecas de la piel, haciendo masajes circulares. Los beneficios se notarán al día siguiente.

Finalmente, para las pieles más secas, la mascarilla secreta se hace mezclando yogurt y miel. Este preparado por 15 minutos convertirá tu piel en una seda.

Prueba estos consejos y luce una suave piel de terciopelo sin necesidad de gastar fortunas en tratamientos de belleza.

Foto: Cesar Aguilar