Prevenirse contra el infarto

Entre las enfermedades del corazón, el infarto  es la que más preocupa por lo fulminante de sus síntomas. Hay factores de riesgo, como la edad siendo más frecuente entre los varones de más de 50 años. En las mujeres el riesgo sube a partir de los 60 años. Sin embargo, en fechas recientes se ha incrementado su taza a partir de los 30 años en hombres y 40 en mujeres.

infarto

Es por ello que nunca sobran consejos para prevenirlo. Conviene hacerse chequeos periódicos una vez alcanzada la edad de riesgo, sobre todo si se tienen antecedentes  familiares en enfermedades cardiovasculares, incluyendo hipertensión arterial, diabetes y altos niveles de colesterol.

El infarto de miocardio se produce cuando las arterias del corazón sufren un bloqueo por lo que al no llegar suficiente sangre al músculo miocardio, se altera el flujo sanguíneo normal y no llega suficiente oxigeno al corazón por lo que empieza a fallar este órgano.

Consejos para prevenir infartos

  1. Evitar el sobrepeso y la vida sedentaria ayuda así como evitar las comidas ricas en hidratos de carbono. La sal es una de las enemigas juradas del corazón, hay que medir su consumo y en la medida que se pueda evitarlo.
  2. Automedicarse es un grave error que puede traer consecuencias tanto para el corazón como para los riñones y el hígado. La automedicación es un asunto muy delicado, evítela.
  3. El tabaco, además de ser un factor de riesgo para el cáncer,  hace crecer la posibilidad de sufrir un infarto diez veces más que en un no fumador.
  4. La actividad física es el mejor aliado del corazón, caminar, andar en bicicleta o nadar cuatro o cinco veces a la semana por treinta minutos o una hora mejorara la salud general del organismo.
  5. Una dieta equilibrada libre de grasas y una vida sin sobresaltos ni preocupaciones es buena para su corazón. Evite el estrés en lo posible. Descanse y emprenda actividades que lo ayuden a relajarse.

Realizarse chequeos habitualmente

Además de seguir unos hábitos de vida saludables para evitar la obesidad, también es recomendable que a partir de los 40 años, se acuda al médico cada cierto tiempo para conocer los factores de riesgo de cada uno. Así, con la medida de la presión arterial y un análisis de sangre se puede saber si la presión arterial, los lípidos y la glucosa (azúcar) en sangre se encuentran dentro de los parámetros de normalidad, que en población general se sitúan en 90 mmHg y 140 mmHg para las cifras de presión arterial, menos de 200 mg/dl para el colesterol LDL y la hemoglobina glicosilada, que debe estar por debajo del 7%, para valorar la glucemia.

En personas que ya han sufrido un primer infarto de miocardio, los objetivos de control de estos parámetros son más estrictos y todas estas cifras todavía deben estar más bajas, toma los chequeos como costumbre, así cuidaras mas de tu salud.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….

Foto: Naama