Fitoterapia para combatir el hígado graso

menta

Un alto porcentaje de las personas con síndrome metabólico, asociado con el sobrepeso, la diabetes y la hipertensión arterial, generalmente padecen de esteatosis hepática o hígado graso.

Estos grandes factores de riesgo, requieren que se realicen una ecografía de hígado o un examen hepático de laboratorio, para detectar tempranamente este tipo de patología, en personas que no consumen alcohol y evitar la progresión destructiva de la enfermedad.

Plantas que pueden ayudar al hígado desde la fitoterapia

  • Noni: Contiene una importante cantidad de fibra, tanto soluble como insoluble. La fibra soluble tiene un efecto de reducción de la absorción del colesterol de la dieta, ya que en el intestino lo arrastra y hace que se elimine naturalmente. Se deben beber dos cucharadas de jugo de noni en ayunas todas las mañanas para disminuir la cantidad de grasa en el hígado.
  • Cocú: Esta planta resulta un muy buen depurativo hepático. Se ha usado para prevenir y coadyuvar en el tratamiento de problemas del hígado. Mejora también la insuficiencia de la secreción biliar. 90 gotas diariamente antes o después de las comidas.
  • Espirulina: Contiene abundantes vitaminas y proteínas de alta calidad solubles en agua que son beneficiosas para proteger y desintoxicar el hígado, consiguiendo rehabilitarlo. Tiene altas concentraciones de metionina y serina que pueden sintetizar colina en el cuerpo con ayuda de magnesio vitamina B6, esta cura condiciones de hígado graso y cirrosis. Esta alga es un auténtico suplemento vitamínico y regulador.
  • Cardo marino: Lo cierto es que estamos ante una de las plantas más eficaces para limpiar y fortalecer el hígado. Protector hepático y reconstituyente de la célula hepática. Su principio activo Silimarina, protege el hígado al actuar como un antioxidante y promover el crecimiento de nuevas células hepáticas. Ayuda con la digestión de grasas, inhibiendo la entrada de substancias dañinas en las células del hígado. Preparadas en una infusión de partes iguales, se debe beber antes de las comidas.
  • Menta, abedul, cola de caballo, y agracejo: mezclada en partes iguales y preparando una infusión, se puede beber 3 veces al día para disminuir los síntomas de la esteatosis hepática.

Por otro lado un gran remedio casero, que suelen recomendar es envolver el abdomen y la cintura con un paño mojado con agua fría y luego escurrirlo, cubrirlo con una toalla y dejarlo toda la noche. También es muy recomendable aprender a respirar despacio y profundamente para movilizar los órganos abdominales y dejarles el suficiente espacio para que puedan trabajar.

Foto: Gracias a Mom the Barbarian