Consejos prácticos a tener en cuenta en los ambientes

Controlar la cantidad de luz natural y la entrada de luz solar, son los pilares fundamentales para lograr un ambiente confortable y el bienestar de cualquier hogar. Es así que las cortinas, las persianas, toldos y artefactos de acondicionamiento de aire, ya sea frío o calor, la ventilación y las condiciones acústicas, son factores que debemos recordar al proyectar un ambiente.

Si lo que estamos buscando es conseguir un verdadero espacio que sea agradable, no debemos pasar jamás por alto el confort visual,  y las condiciones de confort térmico de la vivienda. Basándonos en esos dos pilares, el control de los mismos se pueden conseguir adquiriendo una buena cortina.

Tengamos presente que cuando no hay cortinas el confort visual, puede verse interrumpido por el exceso de luz solar y reflejos innecesarios que opaquen toda nuestra decoración, por eso utilizar las cortinas como filtro de visualización para conseguir un efecto homogéneo, representa uno de los pilares fundamentales a tener en cuenta, cuando vayamos a vestir las ventanas de nuestro hogar.

El confort térmico viene de la mano de la luz solar que penetra por las ventanas, que esta llega mediante los rayos del sol que vemos y otros como los infrarrojos y ultravioletas,, que se convierten en radiación cuando se reflejan en el cristal de las ventanas.

Es por ello que tanto la protección externa, como toldos o persianas y la interna mediante las cortinas, absorben gran parte de este tipo de radiación, permitiéndonos lograr ambientes sumamente confortables, dónde la luminosidad juega un rol fundamental, pero en las cantidades justas y necesarias.